La Ley de Murphy

Estaréis de acuerdo conmigo que en esto de la fotografía este señor tiene mucho que decir.
Preparo excursión a Llivia con el objetivo de hacer una sesión nocturna: la luna se pone a las 23h y la previsión del tiempo asegura que la noche estará limpia de nubes.
Llego a Llivia a la hora de comer, y el cielo está bastante encapotado, por lo que dudo mucho que en unas horas cambie como para que pueda fotografiar la Via Láctea.
Toca cambio de planes, así que con la ayuda de Google Earth, que gran ayuda para nosotros!, localizo un pequeño lago a unos 25 km. ya en tierras francesas.



No hay mucha gente, por lo que se respira una calma que solo la alta montaña proporciona.
Y cuando ya iniciaba el camino de regreso, el señor Murphy hace de las suyas: aparecen de la nada 3 caballos, y uno de ellos inicia delante mío un baño de arena para limpiar su piel de parásitos.


Tiro trípode y mochila al suelo para poder componer algo decente. Estoy estrenando un 50mm de enfoque manual y el caballo se mueve deprisa...muevo el aro de enfoque, espero oír el pitido de confirmación, disparo, pitido, disparo.... repito la maniobra 4-5 veces...no sé ni que diafragma estoy usando, creo que f/5,6...


A pesar de ello, creo que el resultado merece la pena, no sé cuando volveré a encontrar una situación como esta.
Gracias Murphy!

PD: sigue pendiente la nocturna!


Comentarios

  1. OHHH que momento nen!!!
    Me gusta,mucho la última !
    Felicidades,por la experiencia!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares