domingo, 24 de junio de 2012

La noche más corta

Menú para la noche más corta del año:
Conducir durante casi 3 horas hasta llegar al parking de la Bullosa.
Cargar con todo el material, trípode, plancheta ecuatorial y cena incluyendo una botella de Rioja.
Caminar o más bien trepar durante una hora por una trialera hasta el Estany Negre, con la intención de fotografiar la Vía Láctea.



Y que descubrimos? que a casi 2.100 metros de altitud y en mitad de la nada también llega la contaminación lumínica.


Seguramente lo habéis oído mil veces, así que no viene de una más: el espectáculo de miles y miles de estrellas brillando en el cielo es sobrecogedor. Que insignificantes somos....

Pero tocaba volver. El frío, unos 8-9 grados, y la humedad empezaban a ser insoportables. Así que tras dar buena cuenta de la empanada gallega de Esther y el Rioja, iniciamos el descenso.
Tras algunos momentos de pánico, todos los caminos parecían iguales a las 2 de la mañana, dimos con el que nos devolvió de nuevo al parking.


Ha sido mi primera sesión nocturna un poco en serio, pero no será la última.